//
you're reading...
ADN y biología, Animales, Biología, Genética, Genomas

A ver, quién lo tiene más grande…???

Muchas veces nuestro ego humano nos lleva a otorgarle una valor inmerecido a cualidades o características solamente porque sobrepasan a las de otros en tamaño, número, longitud, etcétera etcétera. Esto nos sucede como individuos y también como especie. Una de las características biológicas que más interés ha provocado, tanto en los ámbitos científicos como populares es el del tamaño del genoma. Durante las primeras décadas del Siglo XX, cuando la naturaleza del núcleo celular y el ADN se comenzó a conocer, y más tarde cuando se relacionó estos elementos con la capacidad de contener, transmitir y ejecutar la información genética, la cuestión parecía obvia: si las “instrucciones” para construir y hacer funcionar a un organismo están contenidas en el genoma, el tamaño del mismo (es decir, el número de bases nucleotídicas en el ADN) debería ser directamente proporcional a la complejidad del organismo. Mirándolos desde lejos, algunos datos parecieran estar de acuerdo: las bacterias son decididamente simples (comparadas con eucariotas) y su contenido de ADN es también inferior; muchos animales (humanos incluídos) tienen genomas bastante mas grandes que los de muchos parasitos unicelulares. Sin embargo, a medida que las investigaciones permitieron ir acumulando datos y conocimiento, esta supuestamente obvia correlación entre cantidad de ADN y complejidad se fue disipando. Unos de los primeros golpes al orgullo humano fue saber que algunos peces y también anfibios poseen genomas varias veces mas grandes que el humano. Peor aún, hasta algunas plantas han batido la marca del tamaño del genoma humano, considerado con orgullo el pináculo de la complejidad biológica. Sucesivos estudios no hicieron mas que confirmar la sospecha: organismos decididamente menos complejos contienen mucho mas ADN que muchos organismos mas complejos. Esto fue vuelta al tablero para muchos biólogos. Lo primero que se hizo fue reconocer el problema, que recibió el nombre pomposo y misterioso de “Paradoja del Valor C”. “C” es como se conoce en el ambiente a la cifra, en picogramos, del contenido haploide de ADN de una célula eucariota. El mote de “paradoja” vino a raíz de la discrepancia entre lo observado y lo esperado (o querido).

Las dudas comenzaron a despejarse a medida que se supo mas acerca de como están hechos los genomas. Una de las características mas notorias de los genomas, especialmente en los animales y plantas, es que los genes componen una fracción pequeña del contenido total de ADN. El resto incluye todo tipo de elementos, algunos de ellos de función concreta, otros de utilidad dudosa y muchos decididamente superfluos. Para hacer corta la historia larga, hoy en día la Paradoja ha dejado de serlo. El asunto del genoma y la cantidad de ADN resultó un caso típico de “cantidad versus calidad”, ya que lo que es capaz de hacer una célula no está determinado (principalmente) por el número de nucleótidos ni de genes sino por cómo se regula el funcionamiento de los genes. Mas adelante iremos discutiendo este tema con la profundidad que merece.

Contenido de ADN en diversos organismos - Tomado de http://www.genomesize.com

Para terminar esta nota, qué mejor que contestar a la pregunta del título: quién lo tiene mas grande? La respuesta seguramente sorprenderá a muchos. El título de “mejor dotado” no se lo lleva ni animal ni planta. Los organismos con los genomas mas grandes que se conocen son protistas (protozoos), es decir organismos unicelulares. Entre los mas notables podemos mencionar algunos tipos de amebas y los dinoflagelados. En algunos casos, estos diminutos seres formados por una sola célula contienen el ADN equivalente a 200 células humanas. Qué significa esto? Son acaso estos protozoos súper complejos? En parte si, estos organismos parecen ser bastante mas complejos que células simples como por ejemplo la mayoría de las bacterias, o incluso muchos eucariotas como las levaduras, pero de todos modos no son 200 veces mas complejos que las células animales! Lo que sucede es que estos súper genomas no están compuestos solo de genes funcionales, sino que una gran parte de ellos esta “invadida” por secuencias en parte inútiles, también conocidas como “ADN basura”, o “junk DNA“, y en parte por elementos que si podrían ser funcionales pero que parecen ser sumamente redundantes, es decir, repetidos hasta el cansancio. Los animales representan un ejemplo muy claro de la “no correspondencia” entre complejidad biológica y contenido de ADN. Los mamíferos contienen aproximadamente 3 picogramos, o aproximadamente 3.000 millones de nucleótidos por genoma haploide (es decir, dos veces esa cantidad en una célula cualquiera). Dentro del rango de tamaños que se han registrado en animales, esta cantidad es mas bien mediocre: algunos peces, insectos e invertebrados varios contienen ADN en el orden de lo algunos cientos de picogramos (o cientos de millones de bases), mientras que los peces pulmonares y algunos anfibios contienen… mil veces más (aproximadamente 100.000 millones de bases!). Sin embargo, si nos remitimos a la biología “básica”, todos los animales exhiben similares grados de complejidad. Esto nos enseña que, al menos respecto del genoma, el tamaño no importa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: